31/10/2022

Tucumán

ESTAFAS

Naranja X: se acumulan las estafas en Tucumán y la empresa no da la cara

Por: Florencia Gómez
Naranja X no está en condiciones de cuidar el dinero de sus clientes

De un tiempo a esta parte, lo que conocíamos como Tarjeta Naranja, pasó a ser Naranja X. La empresa ahora cuenta con una tarjeta de débito a través de la cual invita a sus usuarios a guardar sus ahorros “de forma segura”. 

Cada peso que los argentinos guardan en ese pequeño plástico, debiera estar resguardado de cualquier ataque virtual, algo que se ve con mucha frecuenta, tristemente. Pero Naranja X no solo no está en condiciones de cuidar el dinero de sus clientes, sino que tampoco tiene respuestas y aparentemente, ni interés para resolver estafas virtuales.

Este es el caso de una mujer tucumana que confió durante años, más de 20, en el servicio que brindaba Tarjeta Naranja. Este año, decidió darle la derecha a la empresa y aceptó tener una Naranja X Débito

Puso allí su dinero, confiada en que estaba haciendo lo correcto, que su plata estaría a salvo. Ella se comunicó con este medio y contó cómo comenzó la estafa de la que fue víctima y que hasta ahora, no logró que alguien de la empresa le diera algún tipo de respuesta sobre su dinero.

La estafa que intentan ocultar

“Hace mucho tiempo que tengo la Tarjeta Naranja de Crédito, la común y la VISA. Este año me dieron lo que ellos llaman una tarjeta de débito. Me invitaron a invertir y me dijeron que me daban una x cantidad de interés y yo podía disponer de ese dinero cuando quisiera. Como una especie de plazo fijo, con la diferencia que yo podía sacar mi plata cuando quisiera. Los primeros días de octubre deposité 40 mil pesos y luego uno de 30 mil. Ambos se depositaron en esa cuenta, llamada Naranja X”, empezó relatando Marisa, la mujer a la que le robaron sus ahorros.

“El 25 es cuando ellos (por Naranja X) mandan los resúmenes, entro a ver cuánto tenía y me doy con que tenía solo 13 mil pesos. Los llamo y me atiende una mujer diciéndome que yo había hecho  transferencias de 40 mil pesos a una mujer que resultó tener mi mismo nombre, con otro número de documento. Ellos mandan un mail cuando se hace una transferencia y esta vez no me lo mandaron. Después vi que había varias transferencias, luego me bloquearon la cuenta y ahí tenía el nombre de los tipos a quienes yo había hecho transferencias, pero no estaba la de 40 mil pesos”, contó Marisa, indignada por la situación.

“La realidad es que cuando entro a hablar por teléfono no había nadie que me conteste. Me iban pasando de uno a otro. Te aparecen mil números d Naranja X, no sabes con quién estás hablando, no hay una cara visible. Me voy a la agencia de  San Miguel de Tucumán y me atendieron dos chicas que no tenían ni idea de cómo solucioinar el problema. Me dijeron que yo debía hablar con otra persona  de no sé donde. Es un nudo georgiano del que no salís. Comencé a quejarme por Facebook y me di cuenta que junto conmigo hay mucha gente igual”.

Discriminación sistemática

En este punto, Marisa contó el caso de un hombre de Mendoza, que sufrió el robo de 195 mil pesos desde su tarjeta Naranja X. Pero como si esto no fuera suficiente, la acusaron de haber entregado su celular para que le vaciaran la cuenta.

 “No hay nadie que de la cara, no hay un Juan Pérez que te diga quién es el responsable de este choreo”, contó la mujer damnificada. 

Lo cierto es que Marisa hizo lo que corresponde; denunciar a Naranja X. Los acusó de robo y estafa además de violencia psicológica y discriminación. Por estas horas, la denuncia seguirá su curso hasta tanto algún entendido por parte de la empresa sienta un poco de vergüenza por todo lo manifestado y se digne a comunicarse con la damnificada.  




Recomienda esta nota: