03/12/2022

Tucumán

Crimen

17 años de cárcel para el policía que mató al joven Yonathan Cano

El juicio por el crimen del joven Yonathan Caro llegó a su etapa final.

En la mañana del viernes se  llevó a cabo los últimos dichos en el juicio por el crimen de Yonathan Caro. Su hermana aseguró que pide Justicia por su hermano, ya que él solo tenía 26 años y una vida por delante. Estudiaba y trabajaba. "A un año de su muerte, sentimos mucho dolor”, dijo entre lágrimas.

La otra víctima, Adriana María Aragón, aseguró que aún no cree lo que le pasó. "Todo esto me hizo mucho daño, nunca me metí con nadie", expresó. Luego, el tribunal declaró clausurado el debate y pasó a deliberar. 

Se regresó al mediodía para dar a conocer el veredicto en contra de Walter Alejandro Díaz, que fue condenado a la pena de 17 años de prisión, como autor de los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y de abuso de arma.

Guillermo Di Lella dijo: “No existen dudas que la intención del imputado fue acabar con la vida de del joven Caro. Llevó a cabo una cacería humana. Las víctimas eran inocentes que nada tenían que ver con el hecho que intentó vengar (el abuso a su hija)". Además comentó que la figura de emoción violenta no puede proceder en este caso, ya que tuvo plena capacidad de planificación. 

"Como policía, debió apegarse a la norma”, señaló en sus alegatos de clausura, el auxiliar de fiscal, quien actuó bajo delegación del fiscal, Ignacio López Bustos, de la Unidad de Homicidios I.

El crimen ocurrió el 4 de diciembre de 2021, a las 04:50 horas aproximadamente. Díaz, al regresar a su domicilio ubicado en la ruta 9, kilómetro 1.277, en Carbón Pozo, su hija le comentó de un delito de carácter sexual cometido en su contra. Lo cual llevó al policía, a que saliera en su vehículo, junto con la menor, hasta donde se encontraba Rodrigo Nicolás Cáseres.

Este último le indicó al otro que según la descripción sería un tal Nahuel Armas y le indica dónde podría encontrarse. Díaz fue al lugar indicado. Luego de una revisión, y al no encontrarlo, regresó a buscar a Cáseres y se dirigen al domicilio de Adriana María Aragón, en El Cevilar, quien por WhatsApp le había dicho que Armas había ido hasta su casa esa noche.


Te recomendamos: "Finito" no pudo con la policía tucumana: tras una intensa persecusión, atraparon a un peligroso ladrón


Una vez allí, ingresó Cáseres. Luego lo hace Díaz, quien portando una pistola 9 milímetros (su arma reglamentaria), reclamó a Aragón que le muestre dónde tenía escondido el sujeto que buscaban. Frente a la respuesta negativa de ella, el uniformado revisó intempestivamente el domicilio; y al no hallar al tal Nahuel, con intenciones de causarle la muerte, disparó a la mujer, y por causas ajenas a su voluntad, no pudo lograrlo, hiriéndola en una oreja.

Luego, Díaz se dirigió a su domicilio; y desde allí, fue a la casa de Cáseres, quien en el camino le mostró una captura de pantalla de Facebook donde se aprecia la foto de perfil de Armas y le indica que pernoctaba en el domicilio de un tal “Yonhy” Caro, en ruta 9, altura kilómetro 1.258, en Romera Pozo.

Al llegar a ese domicilio, previo a descender del auto, Díaz le dijo a su hija, quien lo acompañaba: “Reclina el asiento porque alguna bala perdida puede hacerte algo”. Luego, se bajó del vehículo y revisó si en la entrada de la propiedad había huellas de otros vehículos que le indiquen que Armas había regresado. Al no encontrarlas, se dirigió, portando la misma arma de fuego, a un kiosco que se encontraba al frente, a la par del portón de entrada.

Frente al llamado de Díaz, Caro, quien se hallaba en el mencionado inmueble junto a su novia, se acercó al ventanal para atenderlo. Sin mediar palabra, con la intención de causarle la muerte, el policía le disparó a la altura del pecho, provocando su fallecimiento inmediatamente. Luego, subió al auto donde lo esperaba su hija y se dieron a la fuga.




Recomienda esta nota: