11/08/2023

El mundo

Tecnología

Expertos recomiendan la prohibición de celulares en colegios por ventajas educativas

"El uso excesivo de la tecnología digital afecta el rendimiento escolar", según la UNESCO.

Darío Álvarez Klar, educador y presidente ejecutivo de la Asociación Civil HUB educación e innovación, afirmó que la pandemia demostró que el aprendizaje es accesible a través de la tecnología. Sin embargo, el uso de teléfonos celulares en las aulas es un tema de debate cada vez más relevante, ya que el uso inadecuado de los mismos puede afectar el rendimiento escolar y el bienestar emocional de los jóvenes.

La Directora general de UNESCO, Audrey Azoulay, declaró que aunque la revolución digital tiene un potencial inconmensurable, se deben prestar una atención similar al modo en que se utiliza en la educación. El Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo 2023 de la UNESCO señala que la tecnología solo debe usarse en clase cuando sirva de apoyo a los resultados del aprendizaje, y esto incluye el uso de smartphones.

Los estudiantes pueden distraerse con las redes sociales, los juegos y la mensajería instantánea, lo que afecta su concentración y rendimiento académico. Además, el uso inadecuado de los celulares puede llevar a problemas de ciberacoso y comportamientos inapropiados entre estudiantes.

La UNESCO sugiere prohibir el uso de celulares en las aulas ya que su uso inadecuado puede perturbar el aprendizaje. Sin embargo, la tecnología no es un cuco, sino una herramienta que no puede estar lejos de los alumnos y docentes. La tecnología de por sí no es la garantía de aprendizaje, pero la educación sin tecnología no puede ser pensada.

En resumen, el informe de la UNESCO advierte que los celulares no deben ser un dispositivo distractor ni la puerta de entrada a ciertos peligros, como el grooming.

Cada vez más países prohíben el uso de celulares en las aulas

Cada vez más naciones están optando por la prohibición de dispositivos móviles en entornos educativos, y diversas naciones ya están tomando medidas en esta dirección. Países Bajos, por ejemplo, se ha sumado recientemente a esta tendencia al establecer una prohibición que entrará en vigor en 2024 para los estudiantes de secundaria. 

Italia, Suecia y Finlandia también han implementado políticas de "Cero smartphones" en las aulas, cada una con sus propias razones y regulaciones específicas. Sin embargo, los casos más destacados son los de Francia e Irlanda. En el caso de Francia, las medidas para reducir el uso de celulares en el entorno educativo llevan más de cinco años en vigor.

Un ejemplo más radical se encuentra en la localidad de Greystones, Irlanda, donde se ha declarado una especie de "zona libre de móviles para niños". En esta comunidad, los padres han decidido prohibir el uso de teléfonos a menores de 12 años. Una de las principales motivaciones detrás de esta prohibición radica en la preocupación por la obsesión de niños de nueve, diez u once años con su apariencia y su imagen corporal, resultado del uso excesivo de aplicaciones de redes sociales.

En América Latina, naciones como Argentina, Uruguay y México están debatiendo la idea de restringir el uso de dispositivos móviles en entornos educativos. El objetivo es mejorar el rendimiento académico y fomentar una mayor concentración en el proceso de aprendizaje.

Según lo explicado por Álvarez Klar, en Argentina actualmente no existe una prohibición similar. Además, señaló: "Las recomendaciones de la UNESCO tienen un alcance internacional, pero la situación en Argentina es única en comparación con otros países. En nuestro país, enfrentamos desafíos en términos de accesibilidad a la tecnología, tanto en la capacidad para adquirir dispositivos tecnológicos como en la conectividad". 

Además agregó: "La conectividad en nuestro país no es uniforme, lo que quedó en evidencia durante la pandemia, cuando muchas familias tuvieron que recurrir a sus teléfonos para acceder a tareas y herramientas proporcionadas por los docentes a través de WhatsApp debido a la falta de alternativas de conexión en diferentes áreas del país. Por lo tanto, la tecnología podría ser una herramienta niveladora". 

"Para lograrlo, es fundamental que los estudiantes desarrollen habilidades tecnológicas y una comprensión de la importancia y responsabilidad en el uso de la tecnología. También es esencial capacitar a los docentes para que puedan emplearla de manera significativa en el proceso educativo", concluyó.

Beneficios y desafíos de prohibir celulares en las aulas

La implementación de restricciones sobre el uso de teléfonos celulares en entornos escolares presenta tanto ventajas como desafíos. Por un lado, se anticipa que esta medida reducirá distracciones, lo cual promoverá una mayor concentración y participación entre profesores y estudiantes. 

Según un informe de la UNESCO, la eliminación de smartphones en escuelas de Bélgica, España y el Reino Unido resultó en mejoras en los logros académicos, especialmente para aquellos alumnos que no estaban rindiendo al mismo nivel que sus pares. 

Álvarez Klar de TN Tecno expresó: "Creo que estas medidas buscan fomentar la atención y no la desatención, valorando el contacto humano, aprovechando el estar juntos en la escuela, pese a que durante la pandemia se haya logrado el encuentro".

No obstante, intentar una prohibición total conlleva varios desafíos. 

Según el educador, "la noción de prohibición es relativa", dado que los jóvenes mantienen una fuerte dependencia de los dispositivos. Además, en países como el nuestro, los estudiantes usan sus teléfonos fuera de la escuela para diversas actividades esenciales, como comunicarse con la familia, solicitar servicios de transporte o buscar ubicaciones. Por lo tanto, podrían apagar sus dispositivos en el entorno escolar, pero no pueden prescindir de ellos por completo. En resumen, llevarían sus teléfonos al colegio de todos modos.

El experto argumentó que una prohibición, como en muchos otros casos, propiciaría el uso clandestino de los dispositivos, en lugares como debajo de pupitres o en los baños. 

"La desintoxicación no se logra simplemente prohibiendo su uso, sino a través de la enseñanza de un uso responsable de la tecnología. Lo que debemos aprender es a generar alternativas que también despierten interés, placer y curiosidad. La familia y la escuela juegan un papel esencial en este proceso", concluyó Darío Álvarez Klar.

La educación en la era digital

El tema del empleo de teléfonos móviles en las instituciones educativas es solo un aspecto dentro de un debate más amplio sobre la forma adecuada de incorporar la tecnología en la enseñanza. En vez de simplemente prohibir su uso, los expertos abogan por una aproximación equilibrada que combine una utilización responsable de los dispositivos con estrategias pedagógicas que fomenten un aprendizaje significativo y estimulante.

Se trata de minimizar o reducir los riesgos debido a que la adopción de la tecnología es innegable. Entonces, ¿cómo podemos contrarrestar esto desde edades tempranas? 

Darío Álvarez Klar lo plantea de manera clara: “Es importante encontrar formas de entretener, jugar, conectar y dialogar con los niños”. El experto ilustra esta idea con una analogía: “Me gusta establecer un paralelo con la alimentación. La tecnología en sí no es ni buena ni mala. Esto también se aplica a la comida. El problema radica en cómo se consume, en términos de cantidad y calidad. Al igual que hay alimentos saludables y otros no tan saludables. 

"Ahora bien, cuando pensamos en una dieta equilibrada, consideramos la combinación de elementos y reducimos la cantidad de lo que nos hace daño. Buscamos la posibilidad de compensar si consumimos algo perjudicial, no haciéndolo de manera constante o en cantidades mínimas. La tecnología funciona de manera similar”, detalló Álvarez Klar.

A medida que más naciones optan por prohibir el uso de teléfonos móviles en las aulas, es fundamental un diálogo informado y una reflexión profunda sobre cómo equilibrar los beneficios y desafíos que la tecnología plantea en el entorno educativo. 

Solo a través de un enfoque responsable y bien fundamentado podremos asegurar que nuestros estudiantes saquen el máximo provecho de las oportunidades que la era digital brinda para su desarrollo académico y personal.




Recomienda esta nota: