01/02/2017

Tucumán

Habló el joven torturado por remiseros y su madre exige justicia

Se conocieron nuevos datos sobre el caso que conmocionó a partir del video que muestra el cruel maltrato hacia José Domingo Vergara, de 28 años, quien sería adicto al paco.

El joven del video publicado ayer por El Diario 24 que conmocionó a cientos de personas que observaron la cruel paliza de la que fue objeto acusado por un presunto robo a un taxista, dio detalles sobre lo sucedido mientras permanece convaleciente de las serias lesiones que sufrió en distintas partes de su cuerpo.


El diario La Gaceta entrevistó a José Domingo Vergara, de 28 años, en su casa de Villa 9 de julio, en donde yace en cama con una pierna fracturada y muchos golpes en la cabeza, tras ser atendido en el Hospital Padilla tras el secuestro del que fue víctima la madrugada del martes.


“Estaba sentado cerca del Puente Negro (en Martín Behro y Coronel Suárez, a metros de la autopista de Circunvalación). Cuando me iba a lo de mi tía a descansar, me pillaron y me empezaron a pegar con fierros en la canilla”, relató el muchacho, de condición humilde y con aparentes problemas de adicción.


Según la denuncia realizada por familiares, los remiseros que lo secuestraron lo acusaban de haberle robado a un chofer. “Yo les decía que yo no era, que no tenía nada que ver. Ahí me metieron en el baúl de un auto y me llevaron a la remisería (el local al que se refiere está en Juramento al 300)”, señaló.


Vergara dijo que puede reconocer a sus atacantes, quienes según su versión "querían llevarme a El Cadillal y meterme un tiro en las piernas." La víctima aseguró que fue liberado cuando policías se hicieron presentes en el lugar.


El caso ocurrió el martes por la madrugada. La víctima habría estado ingiriendo bebidas alcohólicas y se fue desde su casa en Estanislao del Campo al 1.600 hasta el Barrio 11 de Febrero. Al parecer, según confiaron fuentes policiales, el joven, que tendría problemas de adicción y que según las pesquisas tiene antecedentes por robos, habría asaltado a un conductor.


Por su parte, la madre del muchacho, Ana Amanda Vergara, defendió la inocencia de su hijo respecto a ese delito y afirmó que realizará la denuncia para que se castigue a los autores de los apremios.


Cuando la mujer se enteró de que un grupo de conductores de taxis se había llevado por la fuerza a su hijo después de lincharlo, comenzó una desesperada búsqueda por diferentes sectores de Villa 9 de Julio. Finalmente dio con el chico en inmediaciones de calle Panamá y Autopista.


La escena con la que se encontró no podía ser más aterradora. “Los remiseros dejaron a mi hijo tirado en la calle y tapado con una bolsa negra. Estaba ensangrentado por los golpes que había sufrido”, aseguró la mujer en diálogo con el mencionado diario.


“A mi hijo lo secuestraron y torturaron. Lo picanearon y tiene quemaduras en las piernas y los brazos. Nunca imaginé que le podía pasar algo así. La verdad que esta gente no tiene límites, se manejan siempre igual con los chicos del barrio”, se lamentó Vergara.


“Los remiseros lo levantaron en Panamá al 200, lo golpearon y lo llevaron hasta la remisería La Nueva Estrella para torturarlo. Después lo dejaron tirado en el mismo lugar”, explicó su madre a este medio. El local al que se refiere la mujer está ubicado sobre calle Juramento al 300, frente a la parroquia Nuestra Señora del Carmen, en Villa 9 de Julio.


De acuerdo a esa versión, un chofer que había sido víctima de un robo alertó al resto de sus compañeros. La flota de la remisería rondaría los 300 vehículos, según estimaciones extraoficiales. Varios de los choferes de esas unidades comenzaron a hacer averiguaciones en torno a la identidad del presunto asaltante. De esa manera habrían llegado hasta Vergara, a quien acusaban de ser el autor de ese robo.


Cuando la mujer encontró a su hijo tirado en la calle, pidió ayuda en la Seccional 10ª. Minutos después uniformados de esa sede policial fueron hasta el lugar y aguardaron hasta que llegó la ambulancia en la que el joven fue traslado hasta el hospital Padilla.


“Tuvimos que esperar a que llegaran los policías porque la ambulancia no quería entrar a esa zona por miedo”, contó Vergara.


“Si mi hijo hizo algo, que lo detenga la Policía. Lo culpaban de un asalto a un chofer, pero él no fue, se equivocaron. Los taxistas no tienen derecho a sobrepasar a la Policía. No pueden detener ni golpear a la gente”, resumió la mujer entre lágrimas, mientras aguardaba en la sala de espera del hospital novedades sobre la salud del joven.


“Tengo los números de licencia de los autos de los choferes que participaron del ataque contra José. Fueron como mínimo ocho vehículos. Ahora voy a hacer la denuncia en los Tribunales penales. Voy a luchar para que esto se esclarezca porque no es justo lo que le hicieron a mi hijo. Es cierto que tiene problemas de adicción, pero lo que necesita es ayuda. No es un ladrón, siempre se dedicó a hacer ‘changas’ para ganarse la vida”, concluyó la mujer.




Por su parte, desde la remisería avalaron la versión del robo como desencadenante del hecho. 


“Sí, es cierto, pasó esta madrugada (por ayer). Algunos compañeros lo fueron a buscar a ese chico porque los vecinos lo entregaron. Todos saben que es un pipero (adicto al paco) y un ladrón. Había asaltado a un chofer, entonces lo buscaron y le pegaron”, precisó la fuente, quien dijo desconocer si es verdad al joven lo habían llevado hasta la remisería para torturarlo y después dejarlo tirado.


“Todos los que trabajamos en un vehículo estamos en riesgo todo el tiempo. Estamos expuestos a que nos roben y golpeen. Pero el Sutrappa no piensa en la seguridad de los choferes, no ven que nuestra vida es la que peligra”, concluyó. (lagaceta.com)




Recomienda esta nota: