spot_img
8 C
San Miguel de Tucumán
lunes, 20 mayo, 2024
InicioArgentinaEl duro pronóstico de la OCDE para la Argentina: fuerte recesión e...

El duro pronóstico de la OCDE para la Argentina: fuerte recesión e inflación por encima de 200% anual

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos empeoró su pronóstico respecto a la caída de la actividad para nuestro país en 2024.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha ajustado a la baja su pronóstico sobre la economía argentina: este año se prevé una recesión más profunda de lo anticipado, con un 3,3% de contracción, un punto por encima de la estimación de febrero y más pesimista que los cálculos más recientes del FMI. Para 2025, la entidad, con sede en Francia, proyecta un crecimiento económico del 2,7%.

El informe de la OCDE revisó a la baja las previsiones de inflación para 2024 desde sus últimas estimaciones. La entidad ahora espera un aumento de precios del 208,1% para el año, en comparación con el 250,6% que proyectaba en febrero. Sin embargo, las proyecciones de inflación para 2025 muestran un panorama distinto. En el informe publicado en febrero de este año se estimaba un IPC del 64,7% para el año siguiente, mientras que ahora prevé que alcance el 71,2%.

La OCDE explicó que la recesión será más pronunciada este año debido a «la alta inflación, un ajuste fiscal considerable pero necesario y la incertidumbre política», factores que, según aseguraron, «impactarán en el consumo privado y la inversión durante la mayor parte de 2024».

«El complicado entorno interno afectará la actividad durante gran parte de 2024. La reducción de los ingresos reales afectará al consumo privado y la incertidumbre sobre el ritmo de las reformas frenará la inversión privada. Se espera que el consumo y la inversión públicos disminuyan en medio de planes de consolidación fiscal ambiciosos», señalaron.

Paralelamente, estimaron que el repunte en la actividad económica para el próximo año estará impulsado por el levantamiento gradual de las restricciones a las importaciones y los controles cambiarios. «La demanda reprimida resultante de estas restricciones mantendrá las importaciones sólidas, mientras que las exportaciones seguirán recuperándose», indicaron.

La OCDE detalló que la actividad económica se contrajo un 1,4% en el último trimestre del año pasado y que el PIB registró una contracción del 1,6% en 2023. Esta desaceleración continuó en enero de este año, con una contracción del 4,3% en comparación con el mismo período del año anterior.

En ese sentido, destacaron que «las reservas netas de divisas del Banco Central han comenzado a mejorar en 2024» y adelantaron que «las exportaciones de la actual cosecha de soja y maíz impulsarán aún más las entradas de divisas».

La organización con sede en Francia reconoció los superávits primarios en el primer trimestre de 2024 y explicó que están «respaldados por la erosión del gasto real en medio de una inflación aún alta y mayores impuestos a las importaciones».

«El ajuste en curso colocará a la economía sobre una base más sólida, apuntalando una recuperación gradual a finales de 2024 y en 2025. Un entorno empresarial más favorable ayudará a sostener la recuperación de la inversión privada, mientras que una menor inflación y un aumento gradual de los ingresos reales impulsarán el consumo privado», estimaron.

Sin embargo, la OCDE advirtió que «los riesgos en torno a este escenario siguen siendo sustanciales» y detalló: «Las bajas reservas de divisas, las estrictas restricciones monetarias y la alta inflación crean un telón de fondo volátil en el que las depreciaciones monetarias repentinas y la desinflación lenta podrían desencadenar una recesión prolongada. La lenta implementación de reformas retrasaría la recuperación».

En cuanto al pronóstico de inflación de la OCDE, el último informe aumentó sus proyecciones para 2025 en comparación con las estimaciones anteriores. En febrero, estimaban una inflación del 64,7% para el próximo año, mientras que ahora prevén que alcance el 71,2%.

A pesar de estos pronósticos, desde la entidad aseguraron que «la inflación se está desacelerando visiblemente, aunque hasta ahora solo de manera gradual». Además, advirtieron que «eventualmente disminuirá más pronunciadamente».

«Una política fiscal más estricta y el fin del financiamiento monetario respaldarán nuevas caídas de la inflación», concluyeron.

MÁS NOTICIAS
Noticias Relacionadas