04/04/2021

El mundo

CEREMONIA

El pedido del Papa Francisco a todos los feligreses en la misa de Pascuas en el Vaticano

El sumo pontífice se refirió a las sociedades en las que aún deben superar la brecha de la pobreza.

La Iglesia católica celebra hoy el Domingo de Pascua, donde conmemora la resurrección de Jesús entre los muertos. El Papa Francisco encabezó la ceremonia, desde la Basílica del San Pedro en el Vaticano, en medio de rigurosos controles y protocolos por la pandemia. La misa se desarrolló en el altar de la Cátedra de San Pedro, donde a pesar de la restricción de participantes, se mantuvo el coro y los cantos.


En su mensaje, el papa Francisco pidió a la comunidad internacional a “un compromiso común para superar los retrasos” en la distribución de la vacunas contra el coronavirus y “para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”.

Tras celebrar la misa del Domingo de Resurrección y dentro de la basílica, y no desde el balcón de la fachada de San Pedro como marca la tradición debido a que toda Italia está confinada esos días, el Papa rogó que “el Señor dé consuelo y sostenga las fatigas de los médicos y enfermeros”, destacó que “todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios”. En ese sentido, llamó a la comunidad internacional a “un compromiso común para superar los retrasos” en la distribución de la vacunas del coronavirus y “para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”.

En esta ocasión, además de la simplificación litúrgica, se utilizó el rito del ‘Resurrexit’. Este elemento tradicional de la liturgia papal se recuperó en tiempos de Juan Pablo II durante el Jubileo del año 2000. Durante el canto, al comienzo de la celebración, los diáconos abrían las portezuelas de un icono bizantino de la Resurrección –el llamado icono Acheropita, es decir, no pintado por mano humana, que se encuentra en la basílica de San Juan de Letrán–. Este símbolo recuerda a Pedro como primer testigo de la Resurrección y por eso se repite ante el Papa, sucesor del príncipe de los apóstoles.

Se mantiene, en cambio, el canto de la secuencia pascual. Esta es un himno que se desarrolla en todas las iglesias antes del canto del Aleluya y la lectura del evangelio del día que ha sido proclamado en latín y en griego, aunque la Pascua ortodoxa es el próximo 2 de mayo. En el credo el verso “resucitó al tercer día” tiene una incidencia especial remarcado por el coro. También volvieron a la celebración las flores raídas desde los Países Bajos y bendecidas por el obispo de Rotterdam. El altar se decoró especialmente con rosas blancas que, concluida la celebración, se llevarán a diferentes residencias romanas.

Además, el papa Francisco mantuvo este año la práctica habitual de no realizar la homilía en la misa, el discurso principal de la jornada queda para la bendición ‘Urbi et Orbi’, la más solemne de los pontífices.



Recomienda esta nota: